El papa Francisco pide un mundo sin armas nucleares

El lunes sostuvo un encuentro con el nuevo emperador de Japón, Naruhito.
lunes, 25 de noviembre de 2019 · 11:18

Este lunes, el papa Francisco sostuvo un encuentro con el nuevo emperador de Japón, Naruhito. Además, se reunió con las víctimas del terremoto, del tsunami y de la catástrofe nuclear ocurrida en 2011 en Japón, ante quienes volvió a expresar su preocupación por el uso de la energía atómica.

El domingo el jefe de la iglesia católica estuvo en Nagasaki, ciudad que en 1945, durante la Segunda Guerra Mundial, fue impactada por la segunda bomba atómica que se lanzó contra una ciudad en la historia humana. Desde ahí señaló que "desde el convencimiento de que un mundo sin armas nucleares es posible y necesario, pido a los líderes políticos que no se olviden de que las mismas no nos defienden de las amenazas a la seguridad nacional e internacional de nuestro tiempo", sumándose de esta manera a una cruzada mundial por la paz, el entendimiento y el respeto a las diferencias.

El papa escuchó las historias de quienes sufrieron el terremoto submarino de magnitud 9,0 que el 11 de marzo de 2011 provocó un tsunami que se llevó por delante la vida de más de 18.500 personas. La ola fue de tal magnitud que llegó a la central nuclear de Fukushima, ocasionando la evacuación de cerca de 50.000 personas de los alrededores de la planta nuclear, que aun no han podido retornar a sus hogares. "Nuestra era siente la tentación de hacer del progreso tecnológico la medida del progreso humano (...). Es importante, en momentos como este, hacer una pausa y reflexionar sobre quiénes somos y, quizás de manera más crítica, quiénes queremos ser", subrayó el sumo pontífice.

Reunido con alrededor de 300 jóvenes en la Catedral de Santa María de Tokio, el jerarca reflexionó con ellos sobre el acoso escolar. En este sentido, manifestó que "debemos unirnos todos contra esta cultura del 'bulismo' y aprender a decir: ¡Basta!", les dijo el papa. Y agregó que "quisiera decir que, para crecer, para descubrir nuestra propia identidad, bondad y belleza interior, no podemos mirarnos en el espejo".

Francisco, en tono de humor también señaló que "se han inventado muchas cosas, pero gracias a Dios todavía no existen selfis del alma".

Otras Noticias