Chile vivió el viernes una nueva marcha masiva

Autoridades sanitarias destacan la gran cantidad de lesiones oculares desde el inicio de las protestas.
viernes, 8 de noviembre de 2019 · 22:06

La Plaza Italia en Chile fue rebautizada por los manifestantes como “Plaza de la Dignidad” después de que ha sido escenario de concentraciones históricas en medio de la crisis política que vive el país desde hace tres semanas.

El viernes una nueva marea humana se reunió para continuar exigiendo la modificación de fondo del modelo económico del país latinoamericano. Miles de personas encendieron las luces de sus celulares para acentuar su presencia una vez que caía la noche. La protesta pacífica dejó constancia una vez más de su inconformidad con las respuestas que el gobierno de Sebastián Piñera dio a los reclamos sociales.

A pocos metros de la Plaza de la Dignidad, en Santiago, grupos de encapuchados se enfrentaron con la policía, saquearon una parroquia e incendiaron un edificio de la Universidad Pedro de Valdivia. La del viernes fue “la tercera marcha más grande de Chile” o “La tercera es la vencida” que sirvió además como consigna en la que participaron miles de ciudadanos.

Aunque estas manifestaciones, que iniciaron el 19 de octubre, son multitudinarias y pacíficas en su mayoría, la represión policial  no deja de crecer. Las protestas en Chile se han convertido en un parte diario de lesiones contra los ciudadanos. Así lo han manifestado organismos de defensa de los derechos humanos como la Organización de Naciones Unidas (ONU). El senador Alejandro Navarro, presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara Alta chilena, señaló que es urgente terminar con el uso de “escopetas con balines, son un riesgo letal; hay cientos de heridos con estallidos de globos oculares” y agregó que “vamos a perseguir las responsabilidades políticas y administrativas hasta el fin de los días”.

Aunque los señalamientos por los abusos policiales son numerosos, lo que ha causado especial conmoción en las autoridades médicas de Chile es la cantidad de graves lesiones oculares provocadas a causa de las armas no letales. El Colegio Médico y la Sociedad Chilena de Oftalmología apuntaron que durante las primeras dos semanas de protestas alrededor de 180 personas sufrieron una lesión severa en uno de sus ojos, de ellas el 60 % sufrió una severa disminución de la visión, mientras que casi el 30 % quedó completamente ciega de un ojo.