Chile tiene fecha formal para el plebiscito constitucional

Piñera firmó el decreto que convoca a la jornada de consulta.
viernes, 27 de diciembre de 2019 · 16:39

"Vamos a vivir un período trascendente en estos 121 días que tenemos hasta el plebiscito", sostuvo desde el Palacio de la Moneda, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, quien este viernes firmó el decreto presidencial supremo que convoca al plebiscito constitucional en el país sudamericano.

En la jornada prevista para el domingo 26 de abril de 2020, la ciudadanía chilena decidirá si quiere o no una nueva Constitución, que sustituya la de 1980, rubricada durante la dictadura de Augusto Pinochet.

Durante el anuncio, el mandatario realizó una demostración de cómo se ejercerá el voto para el plebiscito constitucional dentro de cuatro meses. "Voto por Chile, por la unidad, por la paz, por la libertad, por el progreso y para que todos los chilenos puedan cumplir sus sueños", afirmó Piñera al momento de introducir la papeleta en la urna.

La jornada electoral que vivirán los chilenos en abril tiene el objetivo de verificar la voluntad popular para cambiar la Carta Magna que rige la vida política de ese país. Y precisamente, ha sido una de las grandes demandas de la población desde el estallido social que empezó en octubre."La Constitución tiene que ser el gran marco de unidad y estabilidad para nuestra sociedad", enfatizó Piñera este viernes, a días de terminar el año.

Además de manifestar su posición sobre el cambio de la Constitución, los chilenos también elegirán, el 26 de abril entre dos mecanismos para la elaboración del nuevo texto constitucional: una convención constituyente compuesta en un 100 % por ciudadanos y una propuesta mixta conformada 50 % por parlamentarios y 50 % por miembros electos específicamente para este fin.

De resultar mayoritaria la opción de transformar la Constitución, se optará por el mecanismo más votado y los miembros del organismo que se determinen serán elegidos en octubre de 2020, al mismo tiempo que las elecciones ya pautadas para elegir nuevas autoridades regionales y municipales.

Después de las elecciones, los ciudadanos elegidos para redactar la nueva Carta Magna tendrán nueve meses para la elaboración del texto y tres meses de prórroga. La Constitución resultante será sometida a un nuevo referéndum de ratificación que se estima que se realice bajo sufragio universal y voto obligatorio.