EL COMUNICADO

El Vaticano niega las "ideas transgénero" y apunta al sistema educativo

La entidad comandada por el Papa Francisco hizo público un comunicado sobre la transexualidad.
martes, 11 de junio de 2019 · 11:34

El Vaticano no había fijado su postura acerca de la identidad de género hasta el momento, sin embargo este lunes publicó el primer documento sobre este tema y dejó en claro que la doctrina cristiana rechaza el hecho de la autopercepción de género.

Mediante el comunicado que lleva el título "Varón y mujer los creó", la entidad católica "niega la diferencia y la reciprocidad natural entre un hombre y una mujer", y asegura que el "el clima cultural de nuestro tiempo, ha contribuido ciertamente a desestructurar la familia, con la tendencia a cancelar las diferencias entre el hombre y la mujer, consideradas como simples efectos de un condicionamiento histórico-cultural". De esta manera, la Iglesia Católica niega la identidad género como forma válida de enfrentar la vida.

En cuanto a la educación católica impartida a sus fieles, desde el Vaticano aseguran que el mundo se encuentra ente "a una verdadera y propia emergencia educativa, en particular por lo que concierne a los temas de afectividad y sexualidad".

Según el texto que lleva la firma del Cardenal Giuseppe Versaldi, director de la Congregación del Vaticano para la Educación Católica, la transexualidad o ideas al respecto solo dañan la masculinidad y la femeniedad planteando nociones ambiguas. "Esta oscilación entre lo masculino y lo femenino se convierte, al fin y al cabo, sólo en un despliegue 'provocador' contra los llamados 'marcos tradicionales' y en uno que, de hecho, ignora el sufrimiento de aquellos que tienen que vivir situaciones de indeterminación sexual", argumentan desde la cúpula eclesiástica. Es una “exposición provocativa contra los esquemas tradicionales”, dice la Santa Sede.

“Las teorías del gender indican – especialmente las más radicales – un proceso progresivo de desnaturalización o alejamiento de la naturaleza hacia una opción total para la decisión del sujeto emocional. Con esta actitud, la identidad sexual y la familia se convierten en dimensiones de la “liquidez” y la “fluidez” posmodernas: fundadas solo sobre una mal entendida libertad del sentir y del querer, más que en la verdad del ser; en el deseo momentáneo del impulso emocional y en la voluntad individual”, indica el documento de la Sede Papal

Sin embargo, el documento indica que bajo ningún punto de vista se justificarán la agresión o discriminación, y que la Iglesia pretende la "educación de niños y jóvenes a respetar a cada persona en su particular y diferente condición, de modo que nadie, debido a sus condiciones personales (discapacidad, origen, religión, tendencias afectivas, etc.) pueda convertirse en objeto de acoso, violencia, insultos y discriminación injusta".

Por otro lado, destaca el rol de la mujer y la igualdad de derechos respecto a los hombres, asegurando que durante muchos años se postergó el mensaje auténtico "con el que Jesús proclamó igual dignidad entre el hombre y la mujer".

"La sociedad está en gran parte en deuda con las mujeres que están comprometidas en los más diversos sectores de la actividad educativa, fuera de la familia: guarderías, escuelas, universidades, instituciones asistenciales, parroquias, asociaciones y movimientos", dice el texto publicado por el Vaticano.

Al final, la máxima institución católica llamó a mantener un debate respetuoso y sin caer en el "radicalismo ideológico". Debemos evitar los dos extremos: el del pensamiento único y el de la ideología que procede de la consigna, y el de que sólo vengan a nuestras escuelas quienes comparten la fe católica y piensan como nosotros. Debemos buscar formas de diálogo y responder a la emergencia educativa sobre estos temas. El documento es una contribución en este sentido”, finaliza su argumentación el Vaticano.

Comentarios

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias