Casi el 10% de los estadounidenses corren el riesgo de perder su hogar

Hispanos y afroamericanos son los más afectados por la pandemia.
martes, 2 de marzo de 2021 · 20:00

Los estragos económicos que le ha generado la pandemia del coronavirus a la primera potencia del mundo han sido catalogados como la peor crisis financiera de los últimos tiempos. Incluso expertos y economistas estadounidenses aseguran que la devastación ha sido casi tan grande como la debacle financiera del 2008. Y es que la paralización de las industrias, el bloqueo de las fronteras, la cuestionable gestión de la antigua administración y la pérdida de ingresos al país norteamericano provocaron que cientos de miles de personas quedaran sin empleos y, posiblemente, en unos meses se queden sin hogar si las finanzas de Estados Unidos no mejoran. 

Este pronóstico nada alentador para los estadounidenses ha quedado asentado en el último informe de la Oficina de Protección Financiera del Consumidor de los Estados Unidos. Según los datos suministrados por este organismo federal, unas 11 millones de familias están en riesgo de perder su vivienda porque presentan atrasos en los pagos de las hipotecas, préstamos y alquileres, lo que se traduce en casi el 10 por ciento de los hogares norteamericanos. 

Si se detallan cifras de forma minuciosa, el resultado es que al menos 2,1 millones de hogares estadounidenses no han cancelado sus préstamos hipotecarios o financiamientos especiales por lo menos en los últimos tres meses, lo que podría comprometer sus inmuebles y posesiones personales, mientras que 8,8 millones de familias ha retrasado el pago de sus arriendos por falta de ingresos. Todo esto ha sido medianamente controlado por unas ciertas medidas de indulgencia, es decir, que el Estado ha ordenado a los bancos no ejecutar ninguna deuda, al menos durante los meses de emergencia sanitaria que rigen en el país.

Sin embargo, estos plazos moratorios están a un mes de vencer, a finales de marzo, por lo que el Gobierno de Estados Unidos tiene dos opciones: extender los plazos de pago o permitir las ejecuciones. Esta última podría recrudecer mucho más la situación, ya que estas 11 millones de personas estarían al borde de quedar en la calle. 

Ahora bien, las cifras se desproporcionan en gran medida cuando se trata de hogares hispanos y afroamericanos, ya que los números del informe sostienen que estos tienen el doble de probabilidades de quedar en calle, en comparación con sus pares caucásicos. Para finalizar, la misiva de la Oficina de Protección Financiera del Consumidor de los Estados Unidos detalló que la deuda de los inquilinos y propietarios hipotecados asciende a los 90 millones de dólares solo de pago de deuda, porque si se le suman los intereses por mora la cifra se triplicaría.

Otras Noticias