Tremendo

El insólito inconveniente que tuvo Susana Giménez con su vuelo de regreso a la Argentina

La aerolínea que transportó a Susana Giménez se hizo cargo y reparó la situación.
domingo, 28 de noviembre de 2021 · 13:12

Hace unos días, Susana Giménez entrevistó a Wanda Nara en París, Francia, en medio del escándalo por el Wandagate. Tras su estadía allí, la diva regresó a la Argentina, pero con una curiosa particularidad: viajó en clase turista por primera vez en su vida.

La conductora de Telefe voló en la aerolínea Air France y, pese a que ella sacó pasaje para estar en primera clase, la empresa se confundió y por error vendió su boleto dos veces. En recompensa para solucionar el inconveniente, le ofrecieron a Susana Giménez tres asientos para ella sola, para que estuviera más cómoda. 

A pesar de que Susana arribó a la Argentina, durante la mayor parte de este año y el pasado vivió en Uruguay.

Como era de esperase, Susana Giménez fue abordada por la prensa en el aeropuerto de Ezeiza. La famosa arribó al país junto a su asesora de imagen, Marcela Amado, y aunque no se quitó el tapabocas porque no llevaba maquillaje debajo, se predispuso muy simpática para que le tomaran algunas fotografías.

 

La entrevista con Wanda

La hermana de Patricio Giménez fue una privilegiada, ya que gracias a la confianza que tiene con Wanda Nara, esta accedió a charlar con ella para la televisión. En el mano a mano exclusivo, la hermana de Zaira Nara habló sobre la polémica que se generó en torno a la infidelidad de Mauro Icardi con La China Suárez.

Cuando Susana le preguntó a Wanda cómo se enteró de que su marido había coqueteado con la actriz, ella detalló: "Estábamos en un campo, estaban las nenas andando a caballo y busqué una foto en el teléfono. Ahí vi pantallazos de un chat con una mujer muy famosa que ya saben".

"Maquillándonos con @wanda_icardi en la suite del hotel Shangri-La en París", escribió Susana minutos antes de que saliera al aire la nota.

La dueña de Wanda Nara Cosmetics fue bastante autocrítica y reconoció que su forma despectiva de dirigirse a La China Suárez fue machista: "Después tomé distancia y admiro que una mujer pueda ser libre. Yo soy una mujer chapada a la antigua: para mí un mensajito es divorcio".

Lo primero que hice fue pedirle perdón por esa historia en la que había usado una palabra no muy elegante.

Otras Noticias