Rusia

Rusia se encierra por la ola mortal del coronavirus: nuevos máximos de contagios y muertes

El presidente de Rusia ya decretó una semana no laborable para fin de mes.
sábado, 23 de octubre de 2021 · 12:04

Las regiones más afectadas de Rusia por la actual ola del coronavirus comenzaron a cerrarse a partir de hoy. Estas zonas se adelantaron una semana al resto del país, según lo dispuesto por el presidente Vladimir Putin, porque su situación sanitaria es extrema.

Las regiones de Kursk, Nóvgorod, Volgrogrado o Samara, todas en la parte europea de Rusia, ya anunciaron el cierre desde hoy, mientras se espera que las demás igualmente afectadas lo hagan a partir del lunes. Este es el caso de muchas otras zonas del este del país más extenso del mundo, pero también algunas siberianas como Tomsk, Omsk o Amur.

Desde junio, las cifras de contagios y muertes no paran de aumentar, salvo por un breve respiro en septiembre.

En Moscú, la capital de Rusia y el epicentro de la pandemia en el país, las escuelas se cerrarán a partir del lunes y desde ese día los adultos mayores de 60 años no podrán salir de sus casas hasta febrero. Asimismo, a partir del jueves de la semana que viene, se cerrarán todos los servicios no esenciales porque la situación es verdaderamente dramática.

En la capital, el 30 % de los trabajadores no vacunados deberán volver al teletrabajo.

 

Nuevo récord y advertencia

"¡Ya hemos perdido demasiado tiempo! En la zona roja de los hospitales de todo el país tiene lugar una auténtica guerra”, sentenció Denis Protsenko, director del Hospital 40 de Moscú y emblema de la lucha contra la pandemia en Rusia.

Esta semana, Putin decretó una semana no laborable para intentar frenar la propagación de la enfermedad a partir del 30 de octubre. Pese a que las autoridades insistieron en que no son vacaciones, sino que el objetivo es detener “varios ciclos de infección”, las empresas turísticas informaron que hubo un aumento del 50 % en la demanda de vuelos, principalmente hacia el interior del país.

Protsenko no ocultó su indignación y, además de repudiar esta actitud, lanzó una advertencia: "Jornadas no laborales como esta se repetirán una y otra vez hasta que no nos mentalicemos y comencemos a respetar a los que nos rodean: llevando barbijo en lugares públicos y no yendo a trabajar con síntomas de enfermedades respiratorias". Pero también es necesario que aumente la vacunación.

Hasta ahora solamente un tercio de la población de Rusia se inoculó contra el coronavirus, un número ínfimo si se lo compara con otros países europeos, más aún porque desarrolla sus propios inmunizantes. En este sentido, el médico moscovita insistió en llamar a sus conciudadanos, quienes desconfían de las autoridades, a que se vacunen.

Protsenko fue uno de los cinco cabezas de lista por parte del oficialismo en las elecciones legislativas recientes.

"No ocurrió ningún milagro, la pandemia no se ha desvanecido. Los antivacunas y otros luchadores contra las elementales medidas de seguridad están contribuyendo notablemente al desarrollo de la situación epidémica", afirmó.

Efectivamente, la poca inmunización, sumada a la propagación de variantes más contagiosas y al poco respeto a las medidas de prevención (como el uso de barbijo), hizo que el país registre hoy las cifras récord de 1.075 muertos y 37.678 nuevos contagios. No obstante, las autoridades de Moscú ya advirtieron que lo peor todavía está por llegar.

Otras Noticias