Incendios forestales

Hallaron vestigios de los incendios forestales más antiguos encontrados: tienen 430 millones de años

Todo indica que este fenómeno existe desde el primer momento que hubo combustible para alentar su propagación.
martes, 21 de junio de 2022 · 03:00

Un equipo de científicos estadounidenses encontró las evidencias más antiguas de incendios forestales del mundo. El análisis de unos depósitos de carbón vegetal hallados en lugares tan distantes como Gales y Polonia arrojó que el fuego que destruyó la vegetación se produjo hace 430 millones de años, 10 millones de años antes que lo que indicaban los últimos registros.

En aquel entonces, sin embargo, los incendios forestales difícilmente hayan arrasado árboles altos, porque la vegetación compleja fuera del agua recién se estaba desarrollando. Por el contrario, las víctimas del fuego probablemente tenían alturas bajas, a excepción los antiguos hongos prototaxites que podían llegar a medir unos nueve metros de altura, por lo que habrían dominado el paisaje.

Ilustración de los hongos prototaxites.

 

Qué se necesita para que se produzca un incendio forestal

Para que se produzca un incendio forestal hacen falta tres factores: combustible, una fuente de ignición y oxígeno. "Parece que nuestra evidencia de incendios forestales coincide con la evidencia de los primeros macrofósiles vegetales", indicó el paleobotánico, Ian Glasspool, de la Universidad Colby de Maine.

"Así que tan pronto como hay combustible, al menos en forma de macrofósiles de plantas, hay incendios forestales prácticamente al instante", continuó el experto. Según sus conclusiones, el paisaje del período Silúrico habría tenido la suficiente vegetación para que las llamas se propagasen de tal manera que queden registros de dicho incendio.

Fósil del tallo de uno de estos hongos gigantes.

Los científicos estiman que la fuente que inició los incendios fue un rayo, por lo que solo falta abordar el último ingrediente para el desastre: la cantidad de oxígeno. El hecho de que el fuego se hubiera podido extender de tal manera que deje detrás depósitos de carbón sugiere que los niveles de oxígenos que había en la Tierra eran de, al menos, el 16%.

No obstante, el análisis de los expertos estadounidenses, cuyas conclusiones fueron publicadas en la revista Geology, señala que los niveles de oxígeno en la atmósfera podrían haber estado en un 21%, es decir, igual que los actuales, o que incluso hubieran sido superiores. Esto podría deberse al aumento de la vida vegetal y de la fotosíntesis.