Noruega

Indignante: Noruega tuvo que sacrificar una morsa porque la gente se negó a alejarse del animal

Pese a las críticas, el primer ministro del país nórdico afirmó que los zoólogos tomaron la decisión correcta.
lunes, 15 de agosto de 2022 · 12:21

El primer ministro de Noruega, Jonas Gahr Store, respaldó la decisión de la Dirección de Pesca de sacrificar a la morsa, bautizada con el nombre de Freya, que se había transformado en la estrella del verano en Oslo. Las autoridades decidieron darle fin a la vida del animal, después de que los habitantes de la ciudad hicieran oídos sordos a los pedidos de alejarse.

“Apoyo la decisión de sacrificar a Freya”, afirmó el gobernante del país nórdico. “Fue la decisión correcta. No me sorprende que haya provocado tantas reacciones internacionales. A veces tenemos que tomar decisiones que no son populares”, agregó el político de Noruega. Efectivamente, los grupos defensores de los derechos de los animales pusieron el grito en el cielo.

Freya, sobre uno de los botes en el fiordo de Oslo.

Siri Martinsen, del grupo NOAH de Noruega, indicó, por ejemplo, que la gente que se acercaba debería haber sido multada primero; mientras que el biólogo Rune Aae señaló que era infinitamente triste que un animal tuviese ese fin simplemente porque las personas no se comportaron bien.

Por otro lado, Truls Gulowsen, de la Asociación de Conservación de la Naturaleza, sostuvo que la decisión era vergonzosa: “En otros lugares (la morsa estuvo antes en partes pobladas de Reino Unido y Dinamarca), las autoridades pudieron mantener alejadas a las personas y la gente mostró consideración. Pero acá, en el fiordo de Oslo, nadie puede molestarnos, entonces lo matamos”.

Freya toma una bocanada de aire al salir a la superficie.

 

La razón: la seguridad humana

De nada sirvieron los pedidos de las autoridades del país escandinavo para que los habitantes de la capital se mantuvieran alejados y no molestaran a la morsa de 600 kilos que, a pesar de no ser violenta con los seres humanos, puede atacar si se siente amenazada. Las personas se acercaban adrede a distancias imprudentes del animal, incluso, con niños pequeños, para sacarse fotos o nadar junto a ella.

Este comportamiento afectaba el bienestar de Freya —bautizada así en honor a la diosa nórdica de la belleza y el amor— porque estos animales suelen dormir 20 horas al día, pero las personas continuamente interrumpían su sueño.

Fuente: (Euronews).

No obstante, lo que llevó a las autoridades de Noruega a dormir al mamífero fue la preocupación por la seguridad de las personas, porque los encuentros tenían lugar de manera accidental.

 El jefe de la Dirección de pesca hizo hincapié en que, pese a que tenían en gran consideración el bienestar del animal, la seguridad humana estaba por encima. Con base en esto y el hecho de que la muerte de la morsa no traería consecuencias para la subsistencia de la especie (se estima que hay actualmente unas 30 mil en el Ártico), decidieron las autoridades.

Otras Noticias