SALUD

Desesperado pedido de un padre al ISSN: “Es una urgencia, es una vida”

Es la segunda vez que recurre a las redes para obtener respuestas.
miércoles, 29 de noviembre de 2023 · 01:20

El Instituto de Seguridad Social de Neuquén (ISSN) volvió a estar bajo el reclamo de sus afiliados. Jorge Fidel, padre de un joven de 16 años, Mariano Fidel, recurrió a las redes una vez más para solicitarle respuestas a la obra social sobre el traslado del menor para tener un mejor diagnóstico y tratamiento sobre la enfermedad que atraviesa.

“Acá estoy dando vuelta en el instituto para que salga el traslado, mi hijo está con morfina, tres, cuatro veces por día. No hay un diagnóstico porque no hay complejidad en Neuquén”, expresó Jorge en un video.

No es la primera vez que recurre a realizar una denuncia pública contra el ISSN para poder obtener soluciones. En enero de 2021, también exigió la cobertura de los viajes que realizaban a Buenos Aires para el tratamiento de su hijo y los gastos que eso le implicaban. En aquel momento la respuesta llegó un día después. 

Sin embargo, dos años después, se encontró nuevamente en la necesidad de acudir a la gente y a los medios. “Es una urgencia, es una vida, tiene 16 años. Esperando que alguien tome la decisión de si se salva o no”, sostuvo acongojado.

Señalan que la obra social no atiende urgencias. Fuente: (Facebook).

Fidel señaló que el ISSN no atiende emergencias de viernes a lunes, por lo que se complica aún más su situación y la búsqueda de una respuesta. “Te podés morir tranquilo porque no hay derivaciones, no hay nada”, mencionó en el video que comenzó a circular rápidamente en Facebook.

Y sentenció: “Lamento tener que volver a hacer otro video como este para luchar por la vida de mi hijo. Les pido a los que tengan que tomar decisiones, que la celeridad sea como si fuera para un hijo de ellos”.  

La lucha de Fidel durante años

Su hijo Mariano combate desde que tiene once años, una “enfermedad que todavía no pueden diagnosticar”. Debido a esto, recibió un trasplante de médula ósea que dos años después su cuerpo rechazó. Ante la falta de resultados al tratamiento realizado en Neuquén, fue derivado a Buenos Aires, allí debía asistir cada quince días y debido a su estado, los viajes solo podían realizarse en avión. Su padre manifestó en aquel entonces que no recibieron la devolución de los pasajes tal como se lo había prometido la obra social y que solamente les reconocían $500 para las comidas. También denunció que la atención que recibían por parte del instituto solo era por correo o WhatsApp